viernes, septiembre 30, 2005

El quejío eléctrico de la Zambra


Enrique Morente
Es como el suspiro enchufado de un gitano. Como la longitud de una noche que huele a azahar y a vino, pero que es custodiada por una luminosa estela de neón, por un cableado de rosas y de azucenas.
Un cantaor, con un lamento en el pecho que llega más allá de donde alcanza la vista del dios más poderoso, se retuerce en su lecho.
El lamento del río impide escuchar el eco divino que resuena en su frente. Hoy corre más violento que otras noches. Sube al patio. La noche está rota en un naufragio de estrellas, coronada por una luna que parece artificial, como si la proyectara el mismísimo Val del Omar desde Comares, como una pantalla escarpada preparada para proyectar tus profecías. Cuando el hombre agacha la cabeza, irritado por qué la belleza de la tierra y el murmullo líquido del río le impida cantarle a esa hermosura y ese rumor, una magnífica presencia se aparece ante él. Es alto, como las mil torres que nadie se atrevió a construir.
En sus ojos, un fulgor suicida, se escribe su palabra. Su verbo es aquel que anuncia. Las uñas son de hielo y los párpados no se rinden ni ante el desafío más peligroso. Decidido, el Arcángel mira al cantaor fijamente. A su espalda nacen rascacielos, conjuros y maldiciones de cristal. Tras él, niños y niñas, negros los dientes, amoratados los labios por el frío, se desgajan la piel con cada nuevo verso que nadie recita. Una lágrima (un cable) se pasea por su mejilla germinando en un cortocircuito que deja sin luz (por unos lúcidos instantes) su vientre y su alma. Entonces el arcángel abandona el patio y vuelve a su nido (un monte cercano, muy cercano).
En su rastro, el cantaor (el artista total) al fin acepta la voz del alado oráculo de cuero y vuelve a la cama. Esa noche se retorcerá con cada nueva sacudida de su profecía. Y en cada nueva descarga, entre los muros de su cama, se tallará el nombre de esa visión y será esa visión la que de luz y cobijo a la zambra a partir de ahora.
Por Fernando M. Navarro (Especial IndyRock)

1 Comments:

Anonymous Nico y Salva said...

tia que pasa oye muy chuli tu blog jiji somos fans del maquinon de Enrique grande entre los grandes.
por cierto como el que no quiere la cosa pasate por nuestro blog: http://www.noardieras.tk
que hemos visto que tb te gustan Los Planetas ;D
sigue asi 1besico

19 diciembre, 2005 14:26  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home